la nada no hay quien la recorra en la barra del navegador